constructor/distribuidor

“La misión del Design Thinking es convertir observaciones en insights y luego en

productos y servicios que cambian vidas”

Tim Brown, Change by Design, 2009.

¿Sabías que el Design Thinking es mucho más que un concepto? Se trata de una filosofía de diseño y desarrollo con una misión muy clara: ayudar a resolver los problemas o necesidades de las personas mediante la creación de soluciones altamente innovadoras. Su aplicación, consta de varias etapas definidas por Tim Brown en su libro: Change by design publicado en 2009. La innovación no es una herramienta exclusiva de mentes brillantes o personas involucradas en el mundo del diseño. Por el contrario, el autor afirma que muchas personas poseen aptitudes naturales para ejercer esta forma de pensamiento, inspirada en la sensibilidad y métodos de los diseñadores al momento de resolver problemas que satisfacen necesidades, gustos e intereses particulares de los seres humanos.

Quienes han experimentado la filosofía holística de Brown, identifican 5 etapas que se repiten una y otra vez en este modelo de pensamiento a la hora de diseñar y desarrollar productos y/o servicios.

Etapa 1: Definición

En este punto, las personas se encargan de definir el perfil del cliente y los objetivos trazados con base en sus deseos y/o necesidades.

Etapa 2: Empatía

Aquí se realizan procesos de empatía o acercamiento con el perfil del cliente previamente seleccionado con el fin de identificar las oportunidades que pueden inspirar la creación de diseños o soluciones más adecuadas en este contexto.

Etapa 3: Ideación

Este es el momento adecuado para hacer una lluvia de ideas a partir de la información recopilada con el objetivo de crear diferentes alternativas para resolver un problema o satisfacer una necesidad específica, desde una perspectiva centrada en el cliente.

Etapa 4: Prototipado

Una vez que se haya seleccionado una de estas ideas, tendremos que llevarla a la realidad mediante el desarrollo de un producto y/o servicio no necesariamente terminado, para verificar si las funciones y características seleccionadas son viables y si verdaderamente pueden llevarse a la realidad.

Etapa 5: Validación

En esta última etapa se evalúa la propuesta de valor del prototipo desarrollado para el cliente final y es justo aquí en donde se inician los procesos de iteración o repetición, puesto que luego de alcanzar los resultados de la validación, será más fácil detectar los aspectos por mejorar en relación a los procesos involucrados en cada una de estas etapas.

Basta mirar a nuestro alrededor para darnos cuenta que hay muchas situaciones cotidianas que pueden resolverse con este modelo de pensamiento creativo; así logramos convertir los problemas en oportunidades y las ideas en soluciones innovadoras, evitando riesgos y lo mejor, promoviendo el trabajo en equipo y la mejora continua. Entonces, si el Design Thinking ha servido para resolver problemas cotidianos, tecnológicos y demás ¿por qué no aplicarlo al diseño de interiores? La democratización del diseño y el interiorismo son un claro ejemplo de los retos que enfrentan los profesionales de este sector a la hora de realizar una propuesta, puesto que además de satisfacer las necesidades y deseos de los usuarios con ambientes funcionales, estéticos y acogedores, deben convertirlos en espacios altamente personalizados.

Aeropuertos, hospitales, oficinas, apartamentos y escuelas son algunos de los lugares que han venido reflejando este tipo de transformaciones urbanas, no obstante, también valdría la pena preguntarnos si en este contexto los arquitectos e interioristas están preparados para enfrentar este desafío de la creatividad.

En Firplak, por ejemplo, iniciamos el viaje creativo con ayuda de esta metodología para reinventar uno de los espacios más olvidados en el hogar, por lo menos a la hora de pensar en decoración. Se trata de la zona de lavado y planchado, un lugar que para muchas personas termina siendo un lugar desordenado y con muy poco espacio para organizar aquellos elementos que componen el área de lavado, incluyendo muebles, productos y accesorios de de uso frecuente.

Partimos de una investigación con la que buscabamos analiazar una serie de necesidades comunes de un grupo de usuarios (propietarios de vivienda, amas de casa, personal de limpieza), en relación a la poca funcionalidad y apariencia estética de este espacio; de este modo, y luego de analizar los resultados del estudio, entendimos la importancia de crear una solución más completa que integrara un espacio de exhibición, cómodo y funcional. Así es como nace nuestra #ZonadeLabores para organizar la ropa y realizar distintas labores como el cuidado de plantas, lavado de las mascota y/o limpieza general del hogar.

Esto ha llevado a que el motor de desarrollo de nuevos productos en Firplak se centre en la creación de experiencias que pueden ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas y los espacios interiores del hogar como el baño, la cocina y la zona de ropas. Imagina cómo con ayuda del Design Thinking o pensamiento de diseño puedes llegar a decorar o renovar tu hogar, partiendo de un problema común en tu vida diaria, hasta convertirlo en una solución que aporta mucho valor a quienes tienen relación con estos espacios, más allá de lo estético, incluyendo sus necesidades, emociones y expectativas. 

Por estas razones, queremos invitarte a descubrir las múltiples soluciones que hemos creado exclusivamente para darle vida a tus proyectos, haciendo Clic Aquí

Isabel