pixel-facebook

Está comprobado que el baño con agua caliente produce un efecto relajante en nuestro cuerpo, ayudándonos a eliminar el estrés mientras nos desconectamos del mundo por unos cuantos minutos. Sin embargo, hay momentos en nuestra vida que necesitamos un poco más de relajación y es por eso que hoy traemos algunas recomendaciones para lograr una experiencia reconfortante, con productos de origen natural que aportan al cuidado de la piel y el medio ambiente.

Las sales y los jabones naturales son 2 productos para el cuidado personal que han venido ganado popularidad, gracias a sus cualidades aromáticas, medicinales, depurativas y terapéuticas, las cuales resultan muy eficaces para la salud y bienestar de las personas.

Las sales de baño, por ejemplo, poseen minerales naturales que al disolverlas en el agua de la bañera, se adhieren a nuestra piel ayudando a nutrirla a la vez que produce efectos revitalizantes, relajantes, y purificantes para nuestro cuerpo y mente, mientras que nos sumergimos en un profundo estado de tranquilidad y deleite.

Otra alternativa se trata de los jabones naturales a base de frutos, flores y hierbas, puesto que son productos libres de toxinas derivadas del petróleo y aditivos artificiales que pueden afectar nuestra salud a largo plazo debido a su uso diario. La elección del jabón depende del efecto deseado en el organismo y las sensaciones que pueda transmitirnos. Por ejemplo, los jabones con pétalos de rosa, flores de lavanda o jazmín, poseen propiedades relajantes, ideales para combatir el estrés, el insomnio y la ansiedad, producida por factores externos o emocionales que influyen en nuestro día a día.

Los jabones a base de caléndula, en cambio, proporcionan un efecto relajante para la piel, gracias a las propiedades antinflamatorias y antibacterianas de la flor amarilla que disminuyen las irritaciones que pueden aparecer en la piel por causas muy diversas. Por otra parte, puedes elegir jabones frutales, ya que por su aroma natural, ofrecen una sensación de frescura para disfrutar el baño de principio a fin. Éste es el caso de los jabones a base de frutos como la naranja y el limón que no pueden faltar en tu rutina del baño en la mañana ya que sus propiedades cítricas son revitalizantes, ideales para comenzar el día lleno de energía. Además, son jabones hidratantes, exfoliantes y antisépticos, recomendados para diferentes tipos de piel.

Como ves, existen múltiples alternativas que puedes utilizar para extender la sensación de bienestar en tu cuerpo y mente. Simplemente elige el tipo de baño que deseas (relajante, energético o terapéutico) y de acuerdo a esto podrás seleccionar los ingredientes naturales más adecuados para conseguir el efecto esperado. Recuerda que hay productos especialmente diseñados para cada necesidad a base de plantas, flores, hierbas, sales y semillas que podemos usar de diferentes maneras.

Isabel